CONFIRMACIÓN

El bautismo, la Eucaristía y el sacramento de la Confirmación juntos constituyen los "sacramentos de la iniciación cristiana", cuya unidad debe ser salvaguardada. Debe explicarse a los fieles que la recepción del sacramento de la Confirmación es necesaria para completar la gracia bautismal. Porque "por el sacramento de la Confirmación, (los bautizados) están más perfectamente unidos a la Iglesia y enriquecidos con una fuerza especial del Espíritu Santo. Por lo tanto, como verdaderos testigos de Cristo, están más estrictamente obligados a difundir y defender la fe mediante palabra y obra ". (Catecismo de la Iglesia Católica, 1285)

Los sacramentos de la iniciación cristiana, el bautismo, la confirmación y la eucaristía, sientan las bases de toda vida cristiana. "La participación en la naturaleza divina dada a los hombres a través de la gracia de Cristo tiene cierta semejanza con el origen, el desarrollo y la nutrición de la vida natural. Los fieles nacen de nuevo por el bautismo, fortalecidos por el sacramento de la confirmación, y reciben en el La Eucaristía es el alimento de la vida eterna. Por medio de estos sacramentos de iniciación cristiana, reciben cada vez más los tesoros de la vida divina y avanzan hacia la perfección de la caridad (Catecismo de la Iglesia Católica, 1212

 

Los efectos de la Confirmación

De la celebración se deduce que el efecto del sacramento de la Confirmación es la efusión especial del Espíritu Santo, como fue concedida en otro tiempo a los Apóstoles el día de Pentecostés. Por este hecho, la Confirmación confiere crecimiento y profundidad a la gracia bautismal:

 

— Nos introduce más profundamente en la filiación divina que nos hace decir "Abbá, Padre" (Rm 8,15).;

 

— Nos une más firmemente a Cristo;

 

— Aumenta en nosotros los dones del Espíritu Santo;

— Hace más perfecto nuestro vínculo con la Iglesia (cf LG 11);

 

— Nos concede una fuerza especial del Espíritu Santo para difundir y defender la fe mediante la palabra y las obras como verdaderos testigos de Cristo, para confesar valientemente el nombre de Cristo y para no sentir jamás vergüenza de la cruz (cf DS 1319; LG 11,12):

 

¿Quién puede recibir este sacramento?

Todo bautizado, aún no confirmado, puede y debe recibir el sacramento de la Confirmación

(cf CIC can. 889, 1). La preparación para la Confirmación debe tener como meta conducir al cristiano a una unión más íntima con Cristo, a una familiaridad más viva con el Espíritu Santo, su acción, sus dones y sus llamadas, a fin de poder asumir mejor las responsabilidades apostólicas de la vida cristiana. Por ello, la catequesis de la Confirmación se esforzará por suscitar el sentido de la pertenencia a la Iglesia de Jesucristo, tanto a la Iglesia universal como a la comunidad parroquial. Para recibir la Confirmación es preciso hallarse en estado de gracia. Conviene recurrir al sacramento de la Penitencia para ser purificado en atención al don del Espíritu Santo. Para la Confirmación, como para el Bautismo, conviene que los candidatos busquen la ayuda espiritual de un padrino o de una madrina (cumpliendo con los requisitos de acuerdo con la ley canónica #874.)

 

Requisitos Para el Padrino

Ley Canónica #874

Para que alguien sea admitido como padrino, es necesario que: 1º. haya sido elegido por quien va a bautizarse o por sus padres o por quienes ocupan su lugar o, faltando éstos, por el párroco o ministro; y que tenga capacidad para esta misión e intención de desempeñarla; 2º. haya cumplido dieciséis años, a no ser que el Obispo diocesano establezca otra edad, o que, por justa causa, el párroco o el ministro consideren admisible una excepción; 3º. sea católico, esté confirmado, haya recibido ya el Santísimo Sacramento de la Eucaristía y lleve, al mismo tiempo, una vida congruente con la fe y con la misión que va a asumir; 4º. no esté afectado por una pena canónica, legítimamente impuesta o declarada; 5º. no sea el padre o la madre de quien se ha de bautizar.

El bautizado que pertenece a una comunidad eclesial no católica sólo puede ser admitido junto con un padrino católico, y exclusivamente en calidad de testigo del bautismo.

 

 

Inscripciones Para Confirmación San Juan Bosco

San Juan Bosco ofrece un programa de preparación de confirmación de dos años para adolescentes en 7 a 12 grados. Para recibir el Sacramento de la Confirmación por primera vez, comuníquese con la Oficina de Educación Religiosa al (305)-649-5464 extensión 3 o envíe un correo electrónico: religiouseducation@sjbmiami.org

 

También a través del RICA ofrecemos un programa de preparación de confirmación de un año para los adultos. Pueden contactar a Claudia Hernandez a (305) 781 9657 o envíe un correo electrónico: claudialuhernandez235@gmail.com