DESDE EL

ESCRITORIO DE PASTOR

DOMINGO XXIX

TIEMPO ORDINARIO

CICLO A

 

Lo del César y lo de Dios. Lo de Dios y lo del César. A Jesús le quieren tentar los fariseos y herodianos para que tome partido por una de las dos opciones. Es una pregunta- trampa: si optara por el César... llevaría la contraria a la Ley de Dios, pues Dios está por encima de todas las cosas.  Es el mandamiento principal... y no estaría conforme con la fe judía. Si opta por Dios... es denunciable al césar, porque nadie puede anteponerse a él. 

Los fariseos estarían esperando la primera opción, pues son totalmente contrarios al sometimiento a Roma del pueblo judío. Los herodianos, en cambio, no consentirían que alguien se oponga a la autoridad del César... y lo denunciarían.

La respuesta que Jesús les ha dado se ha prestado a múltiples interpretaciones, actualizaciones y aplicaciones.

¿Y QUÉ SERÁ, ENTONCES, DAR A DIOS LO QUE ES DE DIOS?

Pues lo de Dios es la felicidad del hombre: da igual su edad, sexo, condición social o económica, etnia...

 

Lo de Dios, tal como lo leemos en toda la Escritura, es lo que huela a justicia, paz, compartir, curar, liberar de esclavitudes, madurar y profundizar en nosotros mismos y en nuestras relaciones, dar sentido a las pequeñas cosas de cada día, y también a las decisiones importantes...

Dar a Dios lo que es de Dios es impedir que cualquier«hombre» o institución se tome atribuciones que no le corresponden para lograr sus propios beneficios en contra del ser humano, y en especial, de los grupos más frágiles. Y, desde luego, no servirse del nombre de Dios para "justificar" lo que es incompatible con Él. Esta es la tarea de todo ser humano, pero especialmente es la tarea de los que «son de Dios», de cualquier creyente que sabe cuál es el interés máximo del Dios de Jesús, y el modelo de vida que presentó Jesús, que es la Imagen de Dios por excelencia a la que intentamos parecernos.

    Hoy hace falta que todos los bautizados nos hagamos mucho más conscientes de que «dar a Dios lo que es de Dios» es el primero de los 10 mandamientos.  Mientras no reconozcamos y adoremos el rostro de Dios no en un dólar, sino en el rostro de los más pobres de la tierra, no estaremos siendo fieles a nuestra fe. Es lo que Jesús nos ha pedido hoy: «Dad a Dios lo que es de Dios». Menos mal que a veces los "Ciros" de turno (primera lectura), aún no siendo conocedores de Dios, hacen mucho en su favor, sin saberlo. 

 

Feliz Domingo para todos!

P. Yader F. Centeno

Fr. Yader Francisco Centeno Jerez
Pastor

1349 W. Flagler St. Miami, FL 33135

Phone: (305) 649 5464

©2020 by St. John Bosco Catholic Church. Design by SATEM

Enlaces de interes: